Inicio Informes Estudio RESA 2018

Estudio RESA 2018

Visualizar Informe

Todo lo que no se mide y se compara difícilmente se mejora, este es el principio que rige los programas de gestión en materia de calidad, seguridad y resultados. Fieles a este principio la Fundación IDIS apuesta de forma decidida por sacar a la luz el resultado de sus actuaciones en términos asistenciales. De esta manera y por séptimo año consecutivo ponemos a disposición de todos, el Estudio RESA 2018, análisis pormenorizado de resultados en salud de la sanidad privada.

Fieles a la cita anual con los resultados y la calidad de la sanidad privada, este año se presenta el séptimo informe del Estudio RESA, correspondiente a los datos del año 2017.
 
Y el primer resultado que destaca de forma cada vez más contundente es precisamente el compromiso con la transparencia de los centros privados: cerca de 500 centros privados muestran su información: 325 hospitales y centros ambulatorios, que aportan datos al Estudio RESA, y 186 centros de reproducción asistida, con datos suministrados por la Sociedad Española de Fertilidad.
 
Pero seguramente el dato más impactante no es ya la participación de centros sino el volumen de información que éstos han facilitado: 
  • 1.380.436 altas hospitalarias, que suponen un 26% del total de altas hospitalarias públicas y privadas en España. 
  • 750.647 intervenciones quirúrgicas, un 48% del total de la actividad privada y un 15% de la del sistema sanitario español.
  • 2.676.218 consultas externas, lo que supone el 15% de la actividad privada y el 3% del conjunto del sistema nacional de salud. Teniendo en cuenta que el Estudio RESA 2018 sólo analiza los datos de cuatro especialidades (dermatología, oftalmología, traumatología y ortopedia, y obstetricia y ginecología), este volumen es de un peso extraordinario. Constituye el gran salto conseguido este año: el volumen de datos de consulta externa se ha incrementado en un 150% respecto al Estudio RESA 2017.
  • 4.735.640 urgencias hospitalarias. Supone el 67% de la sanidad privada y el 16% de la actividad total del sistema. 
  • 1.500.000 estudios de diagnóstico por la imagen (mamografías, TAC y resonancia magnética).
  • Casi 80.000 ciclos de tratamiento de fertilización in vitro.
  • 8.700 pacientes con insuficiencia renal crónica tratados con diálisis.
Estos datos suponen, en casi todas las líneas de actividad, volúmenes superiores al de casi todas las comunidades autónomas e indican que el Estudio RESA se ha consolidado sin ninguna duda como uno de los estudios de mayor volumen de datos de España. 
 
Entrando en el contenido, este año se incluyen en el estudio cinco indicadores nuevos: 
  • La tasa de partos por cesárea para cuantificar con precisión la diferencia que, por múltiples causas, existe entre el sector privado y el sector público. 
  • Cuatro indicadores del Proyecto EIQI (European Inpatient Quality Indicators) que incluyen datos sobre proporción de cirugía de vesícula practicada con laparoscopia, de mortalidad por neumonía y de mortalidad por dos tipos de fractura de cadera. 
Estos nuevos datos redundan en el objetivo de presentar resultados de la sanidad privada que puedan compararse con los suministrados por los diferentes observatorios nacionales e internacionales tanto del sector privado como público.
 
Con esta incorporación disponemos ya de un amplio abanico de 45 indicadores, que al desagregarse algunos en varias dimensiones suponen en realidad 63, y que abarcan todas las dimensiones importantes de la calidad y los resultados de la sanidad privada. 
 
Los resultados caracterizan claramente a la sanidad privada española como: 
 
  • Una sanidad eficiente. Como cada año, el Estudio RESA 2018 demuestra empíricamente el reconocido valor de eficiencia de la sanidad privada que mantiene sus datos en resultados similares a los de años anteriores: 
- Una estancia media de 3,49 días y una estancia preoperatoria de 0,34 días. 
 
- Un 58,3% de las intervenciones quirúrgicas realizadas mediante cirugía ambulatoria, a pesar de la notable dificultad que representa el hecho de que la realización de la cirugía en horarios de tarde implique en muchos casos la necesidad de ingreso por razones operativas. 
 
- El porcentaje de cirugías biliares realizadas por laparoscopia, cuya medida se incorpora este año, es del 95,7% lo que indica la rápida y total adaptación de los centros privados a las nuevas técnicas de cirugía mínimamente invasiva que disminuyen muy significativamente el impacto y los riesgos sobre el paciente. 
 
  • Una sanidad altamente accesible. Los análisis de tiempos en las diferentes líneas asistenciales muestran, de forma repetida cada año, unos resultados excelentes.
- En consultas externas, los tiempos de citación se mantienen por debajo de 2 semanas (Oftalmología 10,81 días, Traumatología 12,04, Obstetricia y Ginecología 13,83). Únicamente la especialidad de Dermatología mantiene un tiempo algo más largo, pero aún así inferior a las tres semanas (18,6 días).
 
- La sanidad privada continúa manteniendo también muy por debajo de las dos semanas los tiempos para citación de las principales exploraciones de diagnóstico por la imagen (Mamografía, TAC y Resonancia Magnética) con alguna de estas exploraciones con tiempos de citación de seis días. 
 
- La accesibilidad para la realización de las exploraciones se completa con tiempos de entrega del informe entre 2 y 3 días.
 
- En la atención a urgencias, la sanidad privada continúa manteniendo un tiempo medio de atención por debajo de los 30 minutos: 23 minutos. El tiempo para el triage es de 8 minutos y 14 segundos, y de 15 minutos y 13 segundos para primera asistencia facultativa.  
 
- La espera media quirúrgica se mantiene también en los datos de la serie temporal, con un tiempo medio de 29,1 días. Considerando que se incluyen aquí las programaciones a conveniencia del paciente, hay que valorarlo como un excelente dato.
 
- Un dato de gran valor lo constituyen los tiempos entre el diagnóstico y el tratamiento del cáncer para los tres tipos estudiados (mama, colon y pulmón) que se sitúan en 13,48 días, 14,31 días y 10,61 días respectivamente. Es decir, la primera intervención, médica o quirúrgica se realiza en menos de dos semanas para estos casos. 
 
  • Una sanidad resolutiva. El análisis de las tasas de retorno y reingreso muestra que los resultados de 2017 se mantienen en los valores que se habían presentado anteriormente: 
- La tasa de retorno a urgencias a las 72 horas por el mismo diagnóstico se mantiene en el resultado del año anterior de 3,4%, lo que constituye un excelente resultado. 
 
- La tasa de reingreso a hospitalización a 30 días del alta también se mantiene dentro de los buenos valores de años anteriores, con un 4,5%.
 
- Igualmente, la tasa de reingreso por causas quirúrgicas a los 7 días, se mantiene en un valor (0,8%) muy bajo y casi idéntico al del año pasado, valores que están muy por debajo de los publicados en otros centros.
 
- Los reingresos a 30 días por EPOC e Insuficiencia Cardíaca tienen este año tasas más bajas que el año anterior (8,3% y 9,5% respectivamente). 
 
En conjunto, el sector privado presenta unos indicadores de resolutividad que están en línea o por debajo de los publicados en otros sistemas públicos o privados. 
 
  • Una sanidad comprometida con la calidad.  Detrás de los buenos resultados se encuentra siempre un esfuerzo mantenido por la calidad. El Estudio RESA 2018 incluye un conjunto de indicadores de valoración cualitativa que demuestra el importante nivel de implicación de los centros en las políticas de calidad: 
- La existencia de acreditaciones o certificaciones de calidad es generalizada, y está por encima del 90% de los centros participantes para casi todos los tipos de servicios.
 
- Las políticas mas eficaces tienen cada año un mayor nivel de implantación: el protocolo de higiene de manos un 100%, el de evaluación de úlceras por presión un 90%, el de problemas relacionados con la medicación está implantado en un 64% de los centros y en implantación en un 30%, el de notificación de eventos adversos en un 87% y el de seguridad quirúrgica en un 97%. De los centros que recogen informatizadamente la política de seguridad quirúrgica (check list), ésta se aplica al 93,3% de los pacientes intervenidos. 
 
  • Una sanidad con unos resultados medibles. Ya hemos comentado los buenos resultados que se obtienen en los centros privados en las tasas de reingresos por determinadas patologías crónicas o por actividades quirúrgicas. Además, una serie de indicadores de mortalidad (Infarto agudo de miocardio, Insuficiencia cardiaca, Ictus, Fractura de cadera...) mantienen valores por debajo o en la línea de los grupos de hospitales de mejor calidad. Este año se añaden tres indicadores del proyecto EIQI (mortalidad por neumonía y por dos tipos de fractura de cadera), que presentan resultados comparables o por debajo de los publicados en otros centros.

    Los indicadores de resultados de los centros de fertilidad, suministrados por la Sociedad Española de Fertilidad, muestran un año más los excelentes resultados obtenidos por la sanidad privada en este campo.

    Asimismo, los resultados de los centros de diálisis muestran el elevado grado de cumplimiento de los estándares fijados por las sociedades científicas y su comparabilidad con los mejores resultados internacionales. 

 

  Los pacientes mayores en la sanidad privada

Este año, el Estudio RESA 2018 incorpora un análisis específico de las personas mayores en la sanidad privada. Se trata de un fenómeno muy estudiado pero cuyo impacto en la sanidad privada es poco conocido.
 
Los mayores de 64 años suponen en el Estudio RESA 2018 un 35,7% de las altas y un 44% de las estancias: cerca de la mitad de un hospital privado está dedicada a la atención de las personas mayores. 
 
Hay una diferencia clara en la proporción que representan los mayores respecto al conjunto del Sistema Nacional de Salud (SNS). Sin contar los ingresos pediátricos, las altas de mayores de 64 años suponen en el sector privado una proporción 8 puntos menos que en el conjunto del SNS y 6 puntos menos la proporción de estancias realizadas.
 
Es decir, la población atendida del sector privado es más joven que la del conjunto del sistema sanitario, pero aún así se trata de una gran proporción. 
 
En el análisis se observa que el sector privado trata con la misma eficiencia los ingresos de los pacientes en todos los grupos de edad: todos los grupos presentan alrededor de tres días menos de estancia media que en el conjunto del SNS.
 
Otro aspecto a destacar es que la buena accesibilidad se mantiene para todos los grupos de edad: los tiempos medios para citación en consulta externa, atención facultativa en urgencias o intervención quirúrgica presentan unas diferencias mínimas por grupo de edad y en todo caso se produce una cierta tendencia a atender antes a las personas muy mayores. La accesibilidad se distribuye por igual en el sector privado para todas las edades.
 
Es de destacar también que no se puede considerar como un segmento homogéneo de pacientes el de los mayores de 64 años. Los datos comparativos de varios indicadores muestran como existen importantes diferencias de comportamiento entre por ejemplo los pacientes de 65-74 años y los mayores de 75-84 o de 85+ años.
 
 

  Un año más de transparencia con el Estudio RESA 2018.  

El Estudio RESA 2018 vuelve a mostrar, por séptimo año consecutivo un compromiso con la calidad de los centros que se concreta en mostrar unos excelentes indicadores, comparables con los de los mejores sistemas sanitarios, de eficiencia, de accesibilidad, de resolutividad, de compromiso con la calidad y de resultados.
 

GTranslate

Spanish English French German Italian Portuguese Russian
 
Cumplimentar formulario
 
 

Fundación IDIS Siguenos en Twitter:



@idisalud